SUERTES VIRGILIANAS

Desde la antigüedad, se le ha dado a objetos de todo tipo un carácter adivinatorio que permite vislumbrar el futuro: los astros y sus movimientos, las cartas de tarot y las combinaciones de sus arcanos, las entrañas de animales o el resto del café al final del pocillo. Es una obsesión y una esperanza humana. Otro objeto oracular que ha permanecido en el tiempo ha sido el libro y el título elegido ha dependido de la época. Los griegos consultaban las aventuras de Ulises en la Odisea; los cristianos antiguos, la Biblia; y hay quienes abren una página de los siete tomos de En busca del tiempo perdido de Proust en busca de alguna epifanía.

En esta misma línea se encuentra la Eneida, de Virgilio, usada por emperadores y esclavos, por legisladores y mercaderes a través del imperio romano. A esta práctica se le llamaba sortes virgilianae, las suertes virgilianas, y consistía en abrir una página de este poema al azar con la esperanza de encontrar una respuesta sobre el futuro en la primera línea que se vea.

Medio en juego, medio en serio, en Enredadera queremos replicar esta práctica de buscar consejo de manera aleatoria en frases o versos de libros. Por eso, en nuestras redes publicaremos de vez en cuando un video con citas de poetas, ensayistas, novelistas, en fin, todo tipo de escritores, al cual le podrás tomar un pantallazo para, esperamos, encontrar un mensaje que necesitabas recibir.

Contáctanos

Correo electrónico:
hola.enredadera@gmail.com

Teléfono – WhatsApp: 
+57 304 204 6783 

No hemos podido validar su suscripción.
Se ha realizado su suscripción.

 BOLETÍN

Regístrate para recibir nuestras novedades y notificaciones.